La Biblia

Aunque muchos afirman conocerla, la verdad es que la Biblia es poco leída y estudiada. La Biblia es un libro de libros. Se divide en dos partes, Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento tiene 39 libros y el Nuevo Testamento 27. Sus 66 libros fueron escritos por alrededor de 40 hombres en un período de unos 1.500 años, en varios continentes y, básicamente, en dos idiomas distintos: hebreo, el Antiguo Testamento, y griego, el Nuevo Testamento. Las dos partes de la Biblia están íntimamente relacionadas. Como dice Agustín de Hipona: "El Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo; el Antiguo Testamento está revelado en el Nuevo". El tema fundamental de la Biblia es la persona y obra de Jesucristo. Pero Cristo solo puede ser conocido por la Biblia. El reformador español Cipriano de Valera afirma que: “ Si como dice San Pablo, Cristo es virtud de Dios y sabiduría de Dios, y el que ignora las Escrituras, ignora la virtud de Dios y sus sabiduría, siguiese de aquí que el que ignora las Escrituras, ignora a Cristo. La misma experiencia nos muestra que cuanto uno es más supersticioso, tanto es más ignorante. Por tanto, el deber del Cristiano es no ser ignorante, sino sabio en el conocimiento de Dios que su majestad ha revelado en la Sagrada Escritura: y así la lea, escudriñe, rumie, hable de ella y la medita de noche y de día”.

Nuestro mayor deseo es que puedas confiar en Cristo como tu único Señor y Salvador. Ahora bien, solo podemos confiar en Jesucristo si sabemos de Él. Para ello, debemos conocer la Palabra de Dios, la Biblia. El mismo Señor Jesús nos animó a estudiar su Palabra para poder encontrarnos con Él: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” (Evangelio de Juan 5:39). Otro de nuestros reformadores españoles, Juan Pérez de Pineda, nos dice: “¿Qué utilidad hay en la muerte del Señor Jesucristo y en todos los bienes que hizo por la salud del género humano, si aquellos para quien los hizo no lo saben ni los entienden? De no entenderlos, nace no tenerlos en estima ni hacer caso de ellos, y por otra parte soltar la rienda a los vicios y estarse en ellos de voluntad. El leer y saber las palabras de Dios es el soberano remedio para destruir y desterrar los vicios, y convertirse a él los viciosos, y tenerlos sujetos en su temor, y en su verdadero conocimiento. De donde viene que el día de hoy los vicios y los pecados reinan tanto por todas partes, sino de que los hombres por no conocer, y tratar familiarmente estos beneficios, no les tienen afición, teniéndola muy grande a los males que les son familiares, de los cuales están llenos los libros que suelen leer por su pasatiempo”.

Te recomendamos que puedas adquirir una Biblia. Pero la puedes leer online desde muchos sitios en la web. Si quieres, puedes hacerlo desde este buscador EscuelaBíblica que tiene biblias en muchos idiomas y versiones. En este buscador también puedes encontrar otras opciones, como estudios bíblicos, etc.

Si quieres saber más sobre la Biblia te animamos a leer uno de los artículos de la sección "Esto creemos" sobre la misma, titulado "No hay libro como la Biblia". Esperamos que te sea de utilidad.