jimenezlozano

Las razones por las que Jiménez Lozano se interesa por la fe evangélica pueden ser variadas. Pero yo destacaría tres, por lo menos. 

 

José Jiménez Lozano, que falleció el pasado día 9 de marzo, era uno de esos pocos intelectuales españoles que conocían bien el protestantismo. A diferencia de otros, no se acercaba al mismo cargado de prejuicios. A estos bien se les puede aplicar el poema de Machado:

Castilla miserable, ayer dominadora,

envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.

Castilla miserable, ayer dominadora,

envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora.

2020030922524078462La obra de este premio Cervantes y de las Letras, entre otros muchos galardones, muestra un gran respeto por la fe reformada. De hecho, contribuyó con su pluma a varias publicaciones evangélicas como la revista de teología Alétheia. Entre sus amigos se contaban creyentes como Audelino González o Stuart Park (con Stuart compartía su amor por la Biblia y por los pájaros. Una afición que también tenía John Stott, por cierto. Park, de hecho, ha escrito un precioso libro en el que reflexiona sobre las aves del cielo en la tradición bíblica y la poesía de José Jiménez Lozano, titulado Las Hijas del Canto. El mismo Lozano escribió el prólogo de esta preciosa obra). Jiménez Lozano engrosaba la lista de ilustres autores españoles que se habían molestado en indagar sobre el protestantismo, huyendo de caricaturas y clichés. Lo han hecho entre nosotros escritores de la talla de Miguel de Unamuno o, más recientemente, Miguel Delibes (gran amigo de Jiménez Lozano y al que sucedió como director del periódico el Norte de Castilla), Antonio Muñoz Molina, o José Luis Villacañas. Pero Jiménez Lozano vierte sobre el protestantismo la gran característica de toda su obra, su defensa de la verdad pura y sin adornos, venga de donde venga y diga lo que diga, por muy políticamente incorrecta que esta pueda llegar a ser.

Las razones por las que Jiménez Lozano se interesa por la fe evangélica pueden ser variadas. Pero yo destacaría tres, por lo menos. De entrada, su propio conocimiento de la Biblia. Esto hacía de Jiménez Lozano un outsider dentro de la cultura española, pues, lamentablemente, son pocos los que se interesan o conocen bien el texto bíblico entre nosotros. Esto es un grave defecto que arrastra nuestra cultura hasta nuestros días y del que no son ni siquiera conscientes los aquejados de este mal. Pero, en su caso, su conocimiento es excepcional. Lo vemos en narraciones como Sara de Ur o El Viaje de Jonás. Se puede apreciar en su poesía, que, para algunos de nosotros es prodigiosa. A mí no me importa decir que lo tengo como a uno de mis poetas favoritos:

Carta a los Romanos

¿Has ido a ver a un místico, a un filósofo

ateo? ¿Para qué? No creas una palabra

de hombre. Todos mienten.

Lee a Pablo: óuk estiv eod

évós. Ni uno bueno

entre los hombres. Enciende

tu pipa, aspira el humo, y ríe.

El mundo pasa.1

 

O su enorme GETHSEMANÍ que muestra su profunda compresión de lo que representó aquel momento para el Señor:

Una noche con luna,

el cárabo gritando, cuchillas

ojivales las hojas del olivo, tanto frío

en la garganta, el sueño,

sacrificados los corderos

para la Pascua, olor a sangre,

el aroma agrio del poder de Roma.

Los ángeles bajaron una copa

de estaño desde el cielo inhabitado;

la orina de los dioses y esputos,

el semen y la sangre podridos de la historia.

Y apuró el cáliz.2

Curiosamente, Jiménez Lozano, era consciente del daño que esa ignorancia de la Biblia había causado a nuestra propia cultura española: Dice nuestro premio nacional de 1992: “en el imaginario popular católico de los españoles, hasta ayer por la mañana por lo menos, la Biblia fue tenida por ‘cosa de los protestantes’, porque la Biblia en lengua vulgar, protestante fue

hasta el XVIII. Lo que esto supone-el exilio de una cristiandad de la Escritura, y el exilio de una cultura como la española del mundo bíblico- es un enorme ‘hándicap’ que tanto la cristiandad como la cultura española han pagado y siguen pagando muy caro. Para la cultura concretamente, tanto en el plano del pensamiento como en el del arte e incluso en el de las actitudes existenciales, supone el haber sido privada de un enfrentamiento con el pensar histórico e historias de una radicalidad total, con los problemas más serios de la existencia, el ‘ethos’ de la justicia, y el hontanar del narrar primigenio; aunque ciertamente hay ‘otra cultura española’ siempre soterrada, incluso cuando se la pone en los cuernos de la luna, que sí recibió esa impronta bíblica, pero fue minoritaria, el triunfo fue para los juegos del barroco, y pocos recepcionaron el discurso místico, él mismo sospechoso y perseguido, ni acompañaron al señor Miguel de Cervantes que confiesa el mismo que no quiso irse ‘con la corriente del uso’. La recepción de lo bíblico en la cultura predominantemente española nunca fue, en verdad, sino para la minoría que digo: exiliada también ella siempre como las Biblias, aunque viviese dentro su exilio, es interior, pero exilio”3

lozano kGjF 624x385El NorteEn segundo lugar, José Jiménez Lozano, quizás, de entrada, de la mano de Unamuno, pero seguro que también por otros muchos cauces, conoce bien el pensamiento de protestantes europeos como, por ejemplo, el danés Sören Kierkegaard. Aprecia sus mensajes, por ejemplo, sobre las aves del Señor que aparecen en el sermón del Monte de Jesucristo, Mateo 6.25-34: “Así son el lirio y el pájaro maestros en la alegría”, cita del danés con la que Lozano encabeza sus Elogios y celebraciones. Si la filosofía de Kierkegaard os parece difícil de entender, os recomiendo que empecéis por sus sermones. Aquí tenéis a un filósofo sencillo y traslúcido. Una aproximación inusual pero segura, a su pensamiento más íntimo. Muchos saben del conocido padre del existencialismo por sus obras filosóficas. Pero, ¿cuántos conocen o han leído sus predicaciones? Lozano está al tanto de poetas anglicanos como John Donne y George Herbert. Y, por supuesto, conoce el pensamiento de Martín Lutero. Así, su amigo Stuart Park comenta que: “En homenaje a Lutero, Jiménez Lozano escribió su aviso a los pájaros a un Doctor amigo (Elegías menores), que viene encabezado por dos citas del Nuevo Testamento, en griego: “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (S. Mateo 6.26); y “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;” (Romanos 3.10)

Los señores pájaros, pinzones, mirlos y otros,

hicieron llegar en el otoño de 1534, al Doctor Martín Lutero,

una denuncia, y queja, acerca

de que Wolfgang Sieberger, su fámulo,

había comprado redes para cuando ellos, los señores pájaros,

pasaran por Wittenberg. La queja

estaba fundamentada, y se argüía en ella

que esperaban que el Doctor Lutero convenciese a su criado

de que pusiese unos cuantos granos en el lugar de las redes,

y de que no apareciese por allí antes de las ocho ante meridiem;

y citaban a Mateo 6.26. Mas los señores cuervos y los mirlos

añadían en un codicilo aparte su opinión firmísima

de que no hay hombre fiable, ni uno solo. Remitían

a Romanos 3.10, y aseguraban

que ellos no se pondrán al alcance del hombre nunca, porque

Pablo tenía razón: ni uno solo justo. Y ellos eran,

naturalmente, paulinos.4

Como le pasó a Unamuno, su conocimiento de la fe evangélica no es de oídas, sino fruto de un concienzudo estudio de sus autores. Por ello, no puede sino mostrar respeto y un aprecio nada disimulado por esta realidad universal, y, sin embargo, tan desconocida entre nosotros. Lozano es un ejemplo de intelectual riguroso, pues no desdeña lo que no conoce, sino que procura entenderlo.

En tercer lugar, Jiménez Lozano, se considera heredero de esa rica y antigua tradición española caracterizada por la libertad, la pluralidad y la diversidad. No en vano, era amigo de Américo Castro y, como él, reivindicaba esa España de las tres culturas: la cristiana, la judía y la musulmana, visión sin la que, por mucho que se empeñen algunos, no podemos entender nada de lo que es realmente España. Y esto entronca con la fe evangélica patria, pues, la nuestra, la española, se sacia de esas fuentes de espiritualidad bíblica de los judeoconversos, entre otros, que culminarán con autores de la talla de Juan de Valdés, Constantino de la Fuente, Francisco de Enzinas, Juan Pérez de Pineda, Casiodoro de Reina, Antonio del Corro o Cipriano de Valera. Jiménez Lozano atisba ya esas íntimas y hasta ahora ocultas conexiones y raíces de la fe evangélica española. Pero es que, y este es el aspecto que más me interesa destacar ahora de José Jiménez Lozano, esta honda indagación le lleva a ser un genuino adalid de la libertad de conciencia. Su apología es genuina y a prueba de modas. Por ello, su obra está impregnada de un acendrado amor por este íntimo y esencial derecho humano, sin el cual, aún la misma fe cristiana no puede desarrollarse en plenitud. En su novela El Sambenito, uno de sus personajes afirma que: “Cuando no hay libertad para ser lo contrario, no puede saberse si todos los que aparecen como cristianos lo son en verdad”5 Un punto que ya había destacado nuestro gran Juan Calderón Espadero en su polémica con el teólogo jesuita catalán Jaime Balmes6 Pero, si ha habido una institución española que ha encarnado a las mil maravillas la oposición a la libertad de conciencia, esta ha sido la Inquisición Española. En su poco conocido prólogo a la edición de Hisperión de la clásica obra de Juan Antonio Llorente titulada Historia crítica de las Inquisición en España, Lozano se ocupa de los efectos deletéreos que la supresión de la libertad produjo en España. Nuestro premio Cervantes observa al calor de Llorente: “la pura y flagrante contradicción entre cristianismo e inquisición, pero también la degradación y corrupción intelectual y moral , social, política y religiosa, que el sistema inquisitorial representó en sí mismo y la sociedad que conformó, y de su condición esencial de maquinaria de violencia”7 Bien harían algunos hoy, que han salido en tropel a justificar algo tan nefando como la Inquisición española, leer estas páginas llenas de saber histórico, sentido común y amor por la libertad.

Da gusto pertenecer a una nación entre cuyos hijos más ilustres se encuentran personas como José Jiménez Lozano. Encarece al protestantismo hispano que, personas con esta calidad humana, y enorme sensibilidad espiritual y, al mismo tiempo, con una obra literaria de esta envergadura, mostraran sus simpatías por el mismo. De hecho, es una honra para la propia España que el espíritu evangélico que también la caracterizó en su pasado, siga brillando con tanto lustre hasta el día de hoy, en mentes tan humildes y lúcidas como la de José Jiménez Lozano.

José Moreno Berrocal

 

  1. Jiménez Lozano, José. Elogios y celebraciones. Pre- textos. Valencia 2005, p. 136
  2. Ibid, p. 142
  3. Citado en Moreno Berrocal, José. La Biblia y el Quijote. Tesela nº 30. PMC Alcázar de San Juan 2007, p. 33,34
  4. Citado en Stuart Park, Las hijas del Canto. Camino Viejo, p. 19
  5. Jiménez Lozano, José. El Sambenito. Destino Barcelona 1972, p. 72
  6. En Moreno Berrocal, José y Romera Valero, Ángel. Juan Calderón Espadero. Primer cervantista manchego y primer periodista protestante español. CECLAM, p. 2017, p. 137ss
  7. En el prólogo a la segunda edición de Historia crítica de las Inquisición en España de Juan Antonio Llorente. Hiperíon, Madrid 1981, p. XXVII.